REVOLUCION 91.5FM
 
  Contacto
  Programacion
  Enlaces de Noticias
  Noticias de musica
  Horoscopo
  Las noticias del dia
  Inicio
  Eventos
  Proximos Conciertos
  Entrevistas
Entrevistas
FechaMaracay, 15 de febrero de 2010

Cannibal Corpse supo destruir La Maestranza

Cannibal Corpse supo destruir La Maestranza
Reseña por: Daniel Chourio| iscariah@alondra.com.ve

«Prometemos volver» es una de esas frases que suena prácticamente siempre que una banda visita a Venezuela y recibe un buen trato. Generalmente es mencionada al final de cada presentación, en medio de sonrisas y gritos.

En el caso de Cannibal Corpse fue un poco diferente, ya que, cuando la banda estuvo en Caracas (en aquel olvidable 21 de agosto del 2007), por razones ampliamente conocidas no pudieron presentarse; inclusive, después de que hicieran las pruebas de sonido pertinentes en tarima y con miles de fanáticos esperando en las afueras desde tempranas horas. Lo cual generó disturbios entre un grupo de desadaptados y las fuerzas policiales.

Desde entonces los norteamericanos eran «la espinita» a sacarse, tanto para las personas que se quedaron con las ganas en esa primera visita fallida, como los productores encargados (para entonces conocidos como Melomaniac; ahora Conciertos Metal).

Lo que muchos se esperaban desde entonces, se hacía público en noviembre del año pasado (2008). La leyenda americana sí se presentaría en Venezuela, pero esta vez no en Caracas sino en Maracay, ciudad que no es ajena para este tipo de eventos desde hace unos meses para acá. La fecha que perteneció a la gira de su más reciente álbum, Evisceration Plague (2009), fue la del 14 de febrero.

El sitio elegido fue la Plaza de Toros La Maestranza, uno de los mejores sitios para llevar a cabo un evento como este; con excelente visibilidad de espectáculo desde prácticamente cualquier ángulo, y no sólo eso, sino que cuenta con gradas para quienes lo prefieran.

A eso de las 6:30 pm empezó el ingreso del público con la respectiva revisión por parte de los organismos de seguridad; todo parecía bajo control. El dispositivo activado en la entrada estaba conformado por dos empresas de seguridad; pero más adelante fue que se vio, una vez más, que mantener el civismo en Venezuela es una tarea demasiado difícil para algunos.

Por este lado, puntualmente ya casi cumplidas las 7 de la tarde, subían a tarima los valencianos Metástasis, cuya mayor presentación hasta el momento había sido su participación en un Gillmanfest, donde recibieron muy buenas críticas a pesar de ser la única banda death metal en todo el cartel. En esta ocasión, ciertamente, cumplieron con las expectativas.

Con una excelente presencia en tarima, y afortunadamente más tiempo en tarima del que se le da normalmente a la representación nacional, Metástasis tuvo una correcta presentación, un death metal directo y sencillo que animó la cita para el plato fuerte de la noche.

La banda (que por cierto están por lanzar su primer álbum, Buscando Cadáveres; y recibieron buenas críticas por su reciente videoclip “La Peste”) tiene un aspecto negativo: la falta de variedad entre sus composiciones. Luego de unas tres o cuatro canciones se observaban parecidos palpables entre cada tema, y esto se notó aún más por el tiempo que gozaron en tarima, provocando que algunas personas gritaran impacientes por Cannibal Corpse.

Los valencianos tuvieron algunos detalles con respecto al sonido de las guitarras (prácticamente la única falla en toda la noche), pero de resto el sonido los acompañó perfectamente durante toda su presentación.

En las afueras del recinto, desadaptados -que siguen con su costumbre de querer entrar gratis o convencer a los de seguridad para pasar por menos costo- entre la lluvia de botellas y piedras que lanzaron hacia la entrada, cumplieron su cometido; provocando, no obstante, destrozos en las afueras del sitio. Tal desorden finalizó con algunos heridos debido a los enfrentamientos con la policía, ya que cuando éstas llegaron para poner orden no distinguieron entre quienes tenían entradas o no, y más de uno con la suya en mano, recibió golpes dentro de la situación.

A pesar de ese gran detalle, en los que algunos llegaron a pensar que todo se cancelaría y «la maldición» regresaría, la noche continuó y luego de una larguísima espera (más de una hora, con una desubicadísima música de Héroes Del Silencio incluida), al terminar la presentación de Metástasis, era el momento de Cannibal Corpse.

Los estadounidenses, segundos después de subir a tarima, arrancaron directo con la breve “Scalding Hail”, la cual a pesar de su corta duración sonó como una aplanadora. Y es que hay que mencionar que, de todos los momentos que tuvo la banda esa noche, uno de los más impresionantes fue el que se sintió durante las primeras canciones. El headbanging del cantante George Fisher era impresionante, y la energía que generaba con sólo verlo, era increíble.

Seguido al mencionado tema tocaron el primer «temazo» de la noche, “Unleashing the Bloodthirsty”; lamentablemente la única canción del disco Bloodthirst (1999), el cual tiene otras que hubieran sido excelente verlas en vivo, como “Pounded Into Dust” y “Dead Human Collection”.

Todo el concierto fue un ir y venir a través de toda su discografía: los estadounidenses interpretaban lo más reciente con “Murder Worship” y luego retrocedían de nuevo, con “Sentenced to Burn” del Gallery of Suicide (1998).

Haciendo la primera «pausa» entre sus temas, George hacia una de las pocas aproximaciones con el público (como acostumbra en sus conciertos): “Vamos a tocar un tema viejo ahora y estoy seguro de que todos perderán la cabeza con él”, dijo, retando a la gente a mantener su ritmo durante la canción. A pesar de que falló (según sus propias palabras), al menos pudo intentarlo.

El corpsegrinder tras vociferar «this next song is about shooting blood out of your cock (la próxima canción trata de la sangre que dispara tu verga)», anunciaba “I Cum Blood”, otro de los muy esperados temas por parte de los viejos seguidores de la banda.

La adrenalina nunca bajó; inmediatamente sonaba otro de los grandes clásicos de su repertorio “Fucked With a Knife” y seguían con otra de su último disco “Evidence in the Furnace”. Terminando, el moledor de cadáveres, comentaba que al fin podían estar en Venezuela, y pedía ánimos a la gente para seguir. Sin pausa alguna entre las dos continuaban con “The Wretched Spawn” y “I Will Kill You”.

Un total de 20 temas tocó Cannibal Corpse esa noche. Su frontman hizo el encore con “Hammer Smashed Face” diciendo antes que terminarían con él. Pero regresaron para tocar “Stripped, Raped and Strangled”, donde éste gritó «recuerden, cuando dije que era nuestra última canción. Mentía».

El repertorio completo de Cannibal Corpse fue el siguiente:

Scalding Hail.
Unleashing the Bloodthirsty.
Murder Worship.
Sentenced to Burn.
I Cum Blood.
Fucked With a Knife.
Evidence in the Furnace.
The Wretched Spawn.
I Will Kill You.
Perverse Suffering.
Shatter Their Bones.
Make Them Suffer.
Pit of Zombies.
Vomit the Soul.
Priests of Sodom.
Five Nails Through the Neck.
Devoured by Vermin Play.
A Skull Full of Maggots.
Hammer Smashed Face.
Stripped, Raped and Strangled.

En líneas generales, el concierto estuvo, sin dudas, sobresaliente; el sonido fue impresionante durante toda la presentación de los norteamericanos.

Mucho se comenta de que cuando Conciertos Metal busca hacer un evento a gran magnitud las cosas tienden a salir mal, en algún sentido, y ciertamente es un triste detalle que se ha repetido (ejemplo Carcass, Kreator-Exodus). Diferente pasa cuando el evento lo hacen en locales pequeños y cerrados, lo cual deja esa interrogante para un futuro ¿Será que quieren que los promotores de conciertos se vayan «por la segura» y dejen de intentar mejorar y expandir el alcance en cuanto a eventos, y quieren que todos sean en locales pequeños donde no puedan entrar más de 400 personas? Todo, sin la comodidad que da a todos el hecho de contar con lugares como una plaza de toros, que difícilmente alquilen de nuevo para eventos de este tipo.

No se puede culpar exclusivamente a las empresas promotoras si, para empezar, no se respeta al personal de seguridad contratado, ni a las personas quienes hacen el esfuerzo de comprar las entradas ¿están muy caras? pues, lamentablemente casi todo en este país lo es (aunque comparadas con las entradas que productoras más grandes, no lo están en absoluto).

O se hace el esfuerzo en comprar la entrada al evento que te gusta, o se quedan en casa para la próxima; es un favor que le harán a muchísimos acá.

Escuchanos por Internet!  
   
Publicidad  
   
Contador de Visitas  
 
Contador gratis
 
Reloj  
   
Estadisticas  
 
Estadisticas web alquiler galpones
 
Chatea con Nosotros  
 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=